Centro Martin Luther King

La indignación profética de quien ama

Desde que la justicia ha lanzado visitas religiosas, fui el segundo a tener la gracia de visitar al presidente Lula en su prisión. (quien abrió la cola fue Leonardo Boff el lunes pasado).

Eran exactamente 16 horas cuando llegué a la dependencia de la policía federal donde el presidente está atrapado. Lo encontré sentado en la mesa devorando algunos libros, entre ellos varios de espiritualidad, llevados por Leonardo. Me saludó. Entregué las muchas cartas y mensajes que tomé, algunas con fotos. (mensaje del seminario de fe y política, de un núcleo del Congreso del pueblo en la periferia del Arrecife, del ala (articulación de la semi de Pernambuco) y de muchos amigos y amigas que enviaron mensajes. Miró una a una con atención y curiosidad. Y luego concluyó: – de salud, estoy bien, sereno y firme en lo que es mi proyecto de vida que es servir al pueblo brasileño como actualmente soy consciente de que puedo y debo. Viniste a traerme un apoyo espiritual. Y lo que necesito es cómo tratar cada día con una indignación inmensa contra los bandidos responsables de esta estructura política de la que soy víctima y al mismo tiempo sin dar lugar al odio.

He respondido que en los tiempos del nazismo, Etty Hillesum, joven judía, sentenciada a muerte, esperaba la hora de ejecución en un campo de concentración. Y en esa situación, ella escribió en su diario: “ pueden robar todo de nosotros, menos nuestra humanidad. Nunca podremos permitir que nos hagan copias de sí mismos, prisioneros del odio y de la intolerancia “.

Vi que me escuchaba con atención y acogida. Y empezó a decirme la historia de su infancia. Dijo Cómo, después de separarse del marido, doña Lindu salió del interior de Pernambuco en un palo de guacamayo con todos sus hijos, de los cuales él (Lula) de cinco años y una niña con dos. Recordó que cuando era niño, por un tiempo, ayudaba a su tío en una venta. Y quería probar un chicle americano que había aparecido en esos años. Al igual que en la feria, quería probar una manzana argentina que nunca había probado. Sin embargo, nunca probó ni una cosa ni otra para no avergonzar a su madre. Y entonces él continuaba con lágrimas en los ojos: ahora esos mocosos vienen a llamarme ladrón. Pasé ocho años en la presidencia. Nunca me permití ir con Marisa a un restaurante de lujo, nunca hice visitas de diplomacia en casa de nadie… me quedé allí trabajando sin parar casi noche y día… y ahora los chicos me tratan así...

Yo también estaba emocionado. Lo que pude responder fue:

- Usted sabe que las personas conscientes, el pueblo organizado en movimientos sociales en Brasil entero creen en su inocencia y sufren con la injusticia que le han hecho. En la biblia hay una figura que se llama el siervo afligido de Dios que se convierte en un instrumento de liberación de todos a partir de su sufrimiento personal. Creo que usted encarna hoy en Brasil esta misión.

Empecé a hablar de la situación de la región en la que nació y le di la noticia de que el ala (articulación de la semi) y otros organismos sociales están planeando un gran evento para el 13 de junio en caetés, su pueblito natal . Se llama “Caravana de del por la vida y la democracia” (contra el hambre – actualmente de nuevo en la región – y por calamar libre). A partir de esa manifestación, tres autobuses saldrán en una caravana de caetés a Curitiba para ir hablando con la población por cada día por donde pasará hasta llegar a curitiba y hacer una fiesta noreste de San Juan, frente a la policía federal.

Se rió, se interesó y me pidió que grabara un pendrive con canciones de cantantes de Pernambuco, que le gusta. Música de calidad y no están en el circuito comercial. Vergüenza. Nunca había oído hablar de ninguno, ni dónde encontrarlo. Me dijo que me enviaría los nombres por el abogado y le prometí que grabaría.

Le había traído un cd de Zé Vicente (nativo) y él estaba contento y lo guardó, aunque no le den el derecho de escuchar música.

Distensión hecha, quería mostrarme una foto en la pared en la que juntó a sus nietos. Explicó quién es cada uno / una y su bisnieta de dos años (como se ve con doña Marisa, Dios mío! Comenzó a hablar más de la familia y especialmente recordó a un hermano que tiene cáncer. Eso le recuerda que cuando doña Lindu falleció, él estaba en la cárcel y el alguacil tuma le permitió salir de la cárcel y con dos guardias fuera al entierro de su madre. En el cementerio había una pequeña multitud de compañeros que no querían dejar que volviera a prisión. Tuvo que salir del coche de la policía y hablar con ellos pidiéndoles que dejaran que cumpliera lo que había sido correcto. Y así volvió a la cárcel.

La hora de la visita pasó rápido. Le pregunté qué mensaje quería enviar a la vigilia del campamento y a la gente a la que estoy conectado. Él respondió: – Diga que estoy sereno, aunque indignado por la injusticia sufrida. Pero si me voy de la campaña, de alguna manera estoy reconociendo que es mi culpa. Nunca lo haré. Voy hasta el final. Creo que en la realidad actual brasileña, puedo ayudar a Brasil a volver a ser un país más justo y luchar para que juntos construyamos un mundo en el que todos tengan derechos iguales.

Para concluir la visita, propuse leer un texto del evangelio y él aceptó. Leí el evangelio del próximo domingo – fiesta de Pentecostés y le apliqué – los discípulos que están en una habitación cerrada, Jesús que se deja ver, incluso más allá de las paredes que cerraban la sala. Y dio a sus la paz, la alegría y la capacidad de perdonar para discernir el juicio de Dios sobre el mundo. Y soplando sobre ellos les dio la nueva vida del Espíritu. Sostuve sus manos y dijo: creo profundamente que esto se renueva hoy con usted. Vi que estaba emocionado. Yo también me quedé. Abrí el pequeño estuche y le mostré la hostia consagrada que le había traído de la Eucaristía celebrada la víspera. Oramos juntos y de manos dadas al padre nuestro. Yo había traído dos hostias. Yo le di la comunión y él me dio también para ser verdaderamente comunión. En un instante, eran ustedes todos / las que estaban allí en ese momento celebrativo y yo le dije: “ como un alma solo, una especie de espíritu colectivo, mucha gente – muchos compañeros y compañeras están aquí con nosotros y están en comunión y esa Eucarística representa eso. Le di la bendición y le pedí su bendición para todos ustedes. Eso es todo.

Cuando el policía que fue a buscarme me sacó y la puerta se cerró detrás de mí, me dio la sensación profunda de algo diferente. Sentí como si hubiera salido de un espacio de libertad espiritual y hubiera entrado en la celda engradeada del mundo que queremos transformar. Que el espíritu de Dios que la celebración de estos días invoca sobre nosotros y sobre el mundo nos sumerja en el amor y nos dé la libertad interior para ir más allá de todas esas rejas que aprisionan al mundo

Última modificación: 18 de mayo de 2018 a las 11:40
0
0
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.